Historiadores en busca del Libro de Acedrex de Alfonso X

Ajedrez en la Historia

Un pequeño acercamiento a los estudios realizados del Libro del Acedrez, dados y tablas de Alfonso X El Sabio. (1283) hasta principios del siglo XX. 2ª edición revisada

El itinerario que recorrió el Libro de los Juegos desde su finalización en Sevilla en 1283 hasta que en 1591 se incorpora a la Biblioteca del Monasterio de El Escorial pasa por Granada. Encontramos una referencia en 1483. Pedro Alderete, repostero de la reina Isabel la Católica, levanta el acta de libros destinados a la Cámara de la reina en la Capilla Real de Granada:

“Otro libro escripto en pergamino, en rromançe, estoriado, del Juego del axedres, con coberturas coloradas”. (“Disposiciones de Isabel la Católica sobre el destino de ciertos libros” Elisa Ruiz García)

El hecho de que se encontrara en la Cámara de la Reina Isabel, señala su posible interés por el juego. Es conocida la teoría de que fue esta reina la que inspiró la aparición de la Dama en el nuevo juego.

Gallego Burín nos remite a los inventarios de El Escorial y Sánchez Cantón, para ofrecernos otro inventario de 1536, en el que con el ítem 29:

“Iten, un libro de pergamino, grande, que es del Juego de axedrez y de tres tablas, con tablas y cuero colorado, y donde entravan las manezuelas, dorado, con sendos cerrogicos”.


Gallego Burín, A., “Nuevos datos sobre la Capilla Real de Granada”, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, Tomo LVII (1953)

Felipe II decide reunir los libros de la Capilla Real de Granada en la Biblioteca del Monasterio de El Escorial. El Padre Julián Zarco en su “Catálogo de manuscritos castellanos” anota que el 31 de agosto de 1591, Felipe II expide una Real Cédula para el traslado de los libros.

“Relación e memoria de los libros que por mandado del rrei nuestro senor se llevan a El escurial desde la ciudad de granada de la capilla rreal de ella en cumplimiento de vna cedula rreal que su tenor es el siguiente…”

Sigue la relación de 48 libros, entre los que se encuentra el Libro de los Juegos, con el número 2:

2.-Otro libro de a folio, en rromanze, escrito de mano, en pergamino, contiene las diferençias dell juego del ajedrez, autor el rrey don alonso el Savio. T.I.6.



“Catálogo de manuscritos castellanos de la biblioteca de El Escorial, Madrid”, Julián Zarco. 1924- 1929; Tomo III. BNE

No sin “desconsuelo” por parte de los capellanes granadinos:

“…e porque el dicho ovispo me auissa aora el desconsuelo que teneis de que se saquen estos libros y que los guardareis adelante con cuydado que creo yo bien”.

Pero el rey quería estos libros para el proyecto de su gran biblioteca:

“Yo os lo agradezco todabia por ser aca tan necesarioss como ya se auisto en cosas que se a ofreçido estos días desde que se tiene notiçia dellos os mando que sin que se difiera mass los hagais dar y entregar a el dicho obispo por ynbentario tomando para vuestro descargo rrecaudo suyo del entrego con lo qual os doy por vien dados e a vosotros por libres de ellos que en ello me sirvireis.

De San Lorenço a treinta e vno de agosto de mill e quinientos e nouenta e vno. Yo el Rey. Por mandado del rrey nuestro sseñor francisco gonçalez de Heredia”.


La Cédula completa la podemos leer en el “Catálogo de manuscritos castellanos de la Biblioteca de El Escorial” del padre Julián Zarco.

“Por el rrei a los capellanes de su capilla rreal de la ciudad de granada.

El rrey.- Capellanes de mi capilla rreal de la ciudad de granada. El rreverendo en cristo padre obispo de guadix de mi consejo que por mi mandado bisita esa capilla escrebi me enbiasse los libros que ay en ella a esta santa casa asi por no tener ay aposento comodo en que tenerlos e no aprovecharsse dellos como por otras caussas para que los que dellos pareçiesse quedassen aqui e otros se llevasen a mi archivo de simancas e a otras partes por conbenir a mi seruicio sobre lo qual escrevi tanvien a vosotros e porque el dicho ovispo me auissa aora el desconsuelo que teneis de que se saquen estos libros y que los guardareis adelante con cuydado que creo yo bien. Yo os lo agradezco todabia por ser aca tan necesarioss como ya se auisto en cosas que se a ofreçido estos días desde que se tiene notiçia dellos os mando que sin que se difiera mass los hagais dar y entregar luego a el dicho obispo por ynbentario tomando para vuestro descargo rrecaudo suyo del entrego con lo qual os doy por vien dados e a vosotros por libres de ellos que en ello me sirvireis. De San Lorenço a treinta e vno de agosto de mill e quinientos e nouenta e vno. Yo el Rey. Por mandado del rrey nuestro sseñor francisco gonçalez de heredia”.

Sigue la relación de libros.

“Todos los quales libros Juan de Astorga y el dotor Raya, capellanes de la dicha Real Capilla de la dicha çiudad de Granada, en cumplimiento de la cédula Real de su Magestad suso yncorporada dieron y entregaron a su senorja Don Juan Alonso de Moscoso obispo de Guadix e Baça del Consejo del Rey nuestro Señor y su bisitador de la dicha Capilla Real y Hospital Real de la dicha ciudad y su senoria los rreciuio de los susodichoss a uista y en presencia de mi el scriuano y testigos yuso escritos, de que yo el dicho escriuano doy fee e lo firmo siendo presentes por testigos el dotor Don Alonso de Çayas y el dotor Espinosa capellanes ansimismo de la dicha Real Capilla y el liçinçiado Francisco Fonte de Vasconçellos vecinos de Granada.

Epús guadixns.

E yo Diego Marín escriuano del Rey nuestro Señor y de las conmisiones de su Señoría del dicho obispo visitador, presente fui a lo que de mi se haze mençion y este traslado fiçe sacar en estas diez foxas con esta y fiçe mi signo a tal † en testimonio de verdad. Diego Marín, scriuano”.


Existen pocos documentos anteriores al siglo XIX en los que se referencie el Libro de los Juegos (1283) “mandado facer” por el rey D. Alfonso X, que se encuentra en la Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial. Ni tenemos conocimiento de que fuese conocido por los historiadores de ajedrez hasta finales del siglo XIX.

Ni Gustavus Selenus (“Das Schach oder Konig Spiel” 1616) ni Duncan Forbes (“The History of Chess” 1860), se habían referido al Libro de los Juegos.

Una de las primeras referencias, extra ajedrecísticas, la encontramos en el primer volumen de “Biblioteca Española” (1781) de José Rodríguez de Castro:

“…que uno de los obgetos que mas llevaron las atenciones de los Españoles sabios de este siglo, y aun de los mismos Soberanos, era el desarraigar el vicio de juego de naipes, y evitar los perjuicios que acarrea, por un medio tan suave con el de introducir un recreo honesto, útil é instructivo, y muy propio aun de las personas del mayor carácter.

Con este mismo fin mandó trabajar en Castellano el Rey D. Alonso el Sabio una obra completa de este juego,… que está MS. en la Real Biblioteca del Monasterio de S. Lorenzo del Escorial.”


1781 “Biblioteca española” Tomo primero. José Rodríguez de Castro. Biblioteca pública de Burgos

En el segundo volumen de esta obra, publicada en 1786, Rodríguez de Castro, podemos leer:

“Además de las Obras Astronómicas en que entendió el Rey D, Alonso, como se ha dicho, hay otra de que no tuvo noticia D. Nicolás Antonio, y es igualmente desconocida á la mayor parte de los Sábios; á la qual también cooperó este Soberano, haciendo el Prólogo de ella, y mandándola trabajar acomodada en todo lo posible á la Astronomía á que era tan aficionado… y por otra parte tan ignorada de todos, que ningún Bibliógrafo hace mención de ella, ni consta que esté MS. en alguna Biblioteca, será oportuno describirla aquí.”

Y continúa con 5 páginas en las que transcribe los prólogos de los tres juegos.


1786 “Biblioteca española” Tomo segundo. José Rodríguez de Castro. Biblioteca pública de Burgos

En 1788, se edita una edición revisada de Francisco Pérez Bayer (1711-1794) de la “Bibliotheca Hispana Vetus” de Nicolás Antonio (1617-1684), citado por Rodríguez de Castro.

En ella, en una extensa nota a pie de página, se nos informa de la existencia del manuscrito y los 7 tratados en los que se divide.

“… a saber. I. De otro axedrez que fue fecho a semejanza de los qüatro tiempos del año: á que dicen El mundo. II. Del juego llamado El Alquerque de doze , que juega con todos sus trebejos. III. Del juego que llaman De cerrar la liebre que se jüega otrosy en el Alquerque de doze. lV. Del Alquerque de nueve que se juega con dados. V. Del Alquerque de nueve que se juega sin dados. VI- Del Alquerque de tres. VII. Del Tablero de los escaques é de las Tablas que se juegan por Astronomía, ó Del Juego de los síete Planetas”

     

Bibliotheca Hispana Vetus. Nicolás Antonio. Edición revisada por Francisco Pérez Bayer. Tomo II. 1788 Biblioteca Nacional de España

En 1863, encontramos otra mención al Libro de los juegos, en el tercer volumen de la “Historia crítica de la Literatura Española” de otro de nuestros grandes intelectuales D. Amador de los Ríos:

“Llevado de este propósito, así como había declarado libres de infamia á los que tocaban y tañían instrumentos por su placer y el de. sus iguales, parecía en cierta manera legitimar los juegos, cuyo abuso condenaba en el código ó libro de las Tafurerías, poniendo á la cabeza de todos el del axedrez, que era el más noble y antiguo, y que mostraba, con los demás, cómo los reyes en el tiempo de las guerras, en que se fazen las huestes, han de guerrear á sus enemigos, punnando de los vençer, prendiéndolos et matándolos ó echándolos de las tierras… Con tal objeto mandaba componer el Rey Sabio el Libro del Açedrex et de los dados et de las tabias, que recordando en diferentes sentidos la influencia oriental, era terminado el año de 1283 en su leal Sevilla.”


1863 “Historia crítica de la Literatura Española” Amador de los Ríos Vol III. Biblioteca de Catalunya.

Encontramos un manuscrito anónimo de 1872 “Los libros del ajedrez, de los dados y de las tablas / mandado escribir por el Rey de Castilla Alfonso el Sabio...” en el que se transcribe el texto alfonsí al completo, pero sin los diagramas de los problemas. El manuscrito tiene bajo el título un pequeño apunte:

“Conforme con el códice inédito de la Biblioteca del Escorial, que perteneció al mismo monarca.

Única copia completa sacada hasta el presente año de 1872. Llena 307 cuartillas imitando las fojas”.


“Los libros del ajedrez…” Aníonimo 1872 Biblioteca Digital Hispánica

En 1874 Florencio Janer, nuestro gran intelectual e historiador, publica un estudio artístico-arqueológico de las miniaturas de la obra de Alfonso X, en la Revista “Museo Español de Antigüedades”. Janer falleció en el Escorial en 1877.

“Hállanse en él representados, como hemos dicho, las diversas suertes de los juegos y los trajes de las diferentes clases de la sociedad española de su época, y, como en las Cantigas, pueden conocerse con su examen, las armas, los muebles, los utensilios, los instrumentos músicos y cuanto constituían las costumbres de tan remotos tiempos”


1874 Revista “Museo Español de Antigüedades”. Tomo III. Instituto de Investigaciones Getty

Janer describe el Libro:

“El códice que contiene los libros de los Juegos del Ajedrez, Dados y Tablas, está formado de 97 fojas de pergamino en folio, encuadernado modestamente con cubiertas de pasta, que ostentan las parrillas, sello característico de todos los objetos del convento escurialense. Miden las fojas por lo general unos 40 centímetros de alto por 27 centímetros de ancho. Carecen de numeración antigua. Las pinturas son entre todas las de los tres juegos, y algún otro juego más que se describe como por apéndice, 150. El carácter de letra es el llamado gótico monacal.”

Y continúa:

“Fijemos ahora la atención en el carácter paleográfico de la escritura del códice que encierra los libros del ajedrez, de los dados y de las tablas. La letra es grande y hermosa, escrita generalmente con pulso firme, si bien no tiene con toda rigorosa exactitud la misma medida. Así, por ejemplo, al escribir primeramientre, las primeras letras de la palabra son un poco más pequeñas, las de enmedio un poco más altas, y al concluir la expresión vuelven á ser un poco más pequeñas. Pero esta desigualdad no es tan visible ni tan común que afee el conjunto de la escritura, y aunque unas veces los renglones sean más largos ó más cortos, el conjunto de las páginas, la claridad y hermosura de las letras, y el tono de la tinta, convida á leer y ofrece un buen golpe de vista, digno de la biblioteca del sabio monarca á que pertenecía.”


1874 Revista “Museo Español de Antigüedades”. Tomo III. Instituto de Investigaciones Getty

Describe la época y la fuerza intelectual del monarca:

“La época era poco á propósito para las especulaciones de las ciencias, lo mismo que para el cultivo de las nobles artes. Reinado lleno de disturbios civiles, guerras extranjeras y sinsabores políticos fué el de Don Alfonso, viéndose precisado a guerrear con los moros, a contener la desmesurada ambición de su propio hijo, impaciente por reinar, y á limitar el orgullo y prepotencia de los ricos hombres. Aun así, maravilla sobremanera que pudiese el sabio monarca abarcar por medio de un incesante estudio tanta copia de conocimientos como revelan sus obras legislativas, científicas y literarias, si bien es verdad, que a ese mismo afán por el estudio se atribuye en gran parte el descontento de los pueblos.”

Pero el grueso de su estudio lo dedica al conocimiento de las miniaturas del Códice.

“Al comparar, sin embargo, las pinturas del códice que nos ocupa, con las de otros códices de siglos anteriores, obsérvase ya mayor perfección en la preparación del pergamino, en la distribución de las líneas y de los colores, y en los procedimientos para fijarlos y extenderlos. Encuéntrase más armonía en la diversidad de las tintas, más conocimiento en la distribución del claro-obscuro, más corrección en los contornos, y algún mayor conocimiento, si bien escaso, de la perspectiva. Pueden llamarse, en fin, miniaturas, las pinturas en pergamino de los juegos del ajedrez, dados y tablas, y si bien no son todavía tan perfectas y esmeradas como las que nos ofrecen otros códices de siglos posteriores, vénse en ellas condiciones pictóricas que constituyen, como hemos dicho anteriormente, una escuela nacional antigua, una escuela castellana, fomentada con la poderosa protección que díó a las letras y á las artes el erudito Don Alfonso.”

El resto del estudio lo dedica a describir todas las miniaturas del Libro de los juegos, si bien no existe una reproducción de las mismas.

Ese mismo año, 1874, Charles A. Gilbert publica “The Alphonsine Manuscript: Chess Problems with Additional Solutions and Remarks”, una edición destinada a un único lector, Miron James Hazeltine. Desconozco el motivo de esta edición pero se supone un interés especial por este libro.

       

1874 “The Alphonsine Manuscript: Chess Problems: with Additional Solutions and Remarks” Charles Alexander Gilberg. Cleveland Public Library.

Contiene, parece ser por primera vez, la transcripción de los 103 diagramas de los juegos departido, junto con las soluciones. El prólogo comienza:

“Los 103 problemas de esta colección, de hermoso manuscrito, una de las gemas de la Biblioteca Escurial, fue ejecutado por Alfonso X, Rey de Castilla, a mediados del siglo XIII, y que probablemente es el primer trabajo europeo sobre el juego existente. Este espléndido manuscrito se describe en el catálogo de la biblioteca como: Juegos diversos de Axedrez, dados y tablas, con sus explicaciones, ordenados por mandado del Rey D. Alonso el Sabio”.

Y advierte de la diferencia entre el ajedrez que se jugaba en la época de Alfonso X, que califica como oriental, y el actual:

“Para comprender la estrategia de estos problemas es necesario tener en cuenta que los poderes de las piezas del siglo XIII eran los de los juegos orientales, a cuya descripción se refiere Staunton en “Chess praxis”, pp. 8-16”.



“La mayor parte de los que hasta ahora se han ocupado en el libro de don Alfonso el Sabio lo han hecho únicamente considerándolo bajo el aspecto artístico y con la posible economía. Así es que no se han copiado más que cuatro o seis miniaturas de las pequeñas y de los juegos de las tablas o dados, que son las menos, y sólo una que yo sepa de las del ajedrez, que son en mayor número y las más importantes, aquellas que ofrecen mayor interés tanto en el concepto histórico y arqueológico cuanto en la misma parte artística, presentando una variedad inmensa de trajes y otros objetos, como puede verse por la descripción que doy en el texto. Y esto aún por cuenta de un extranjero”.

Esta amarga queja de nuestro historiador Josep Brunet, la podemos leer en “Investigaciones sobre el origen del ajedrez”, publicado en 1891.


1891 “Investigaciones sobre el origen del ajedrez” Josep Brunet i Bellet. Biblioteca Nacional de España.

Brunet desconocía, al parecer, la copia de Gilbert, ya que el extranjero al que se refiere es el historiador Antonius Van der Linde que en su primera obra “Geschichte des Schachpiels” (1874) no da referencia del manuscrito y ya en “Quellenstudien zur Geschichte” de 1881, reproduce los 103 problemas con sus soluciones, transcribe el texto en castellano. y lo traduce al alemán.

       

1874 “Geschichte des Schachpiels” Antonius Van der Linde. 1881 “Quellenstudien zur Geschichte” Antonius Van der Linde. Google Books

Van der Linde, uno de los historiadores de ajedrez de referencia en el siglo XIX, presenta así el Libro:

“Un espléndido códice español magníficamente decorado (104 hojas de pergamino en folio) en el monasterio de S. Lorenzo del Escorial, cerca de Madrid, lo he descrito - lo mejor que he podido en ese momento - in der Gestitche des Scchachspiels … con la ayuda del erudito español Pascual de gayangos, después de que el original para Sir Frederic Madden, estuvo disponible para mí en el verano de 1875”

“Yo mismo llevé a un hombre este verano, y le pagué 15 chelines por su trabajo, además de 1,8 chelines por sus gastos de alojamiento y viaje, haciendo en total 2,3 chelines.”

Le da tanta importancia que le dedica un capítulo entero de los 13 de los que consta el libro.

Continúa Brunet, recordando la anécdota de Van der Linde:

“Don Pascual Gayangos … en 1875, por encargo de sir Federico Madden, mandó al Escorial un sujeto para sacar copia de algunos pasajes del libro de don Alfonso el Sabio, al que pagó por su trabajo, manutención y gastos de viaje un total de dos libras esterlinas y tres chelines, según su carta fechada en Madrid en 25 Septiembre del mismo año. No sé si son resultado de este encargo, o si los recibió por otro conducto los 103 diagramas de problemas sacados de este libro, y la miniatura que encabeza el capítulo «De los juegos de partido,» problemas, que van continuados en la segunda obra de Van der Linde.”

Jordi Brunet, manda copiar 6 de las miniaturas del libro pero se lamenta:

“Siento no haber hecho copiar otras miniaturas cuando hice copiar las seis que presento en el texto, pues que tuvo razón el Fraile Bibliotecario cuando dijo al señor don F. Guasch, que las copiaba, que probablemente sería él el último que en mucho tiempo habría podido sacar copias de aquella biblioteca.”

“… ahora, con la excusa de que se está formando inventario, no se permite copiar nada de aquella rica biblioteca; y de aquí el que no me haya sido posible obtener las demás copias de figuras y escritos que había encargado sacar por cuenta mía. ¿Durará esto mucho tiempo? ¿Tendrán los extranjeros nuevamente ocasión de echarnos en cara nuestra mala política, diciéndonos «que los valiosos e innumerables códices que poseemos se pudren en los oscuros y húmedos calabozos de los conventos, y entre el polvo y suciedad de las cerradas bibliotecas?» No lo permita Dios.”

Y finaliza el capítulo dedicado al Libro de los juegos, con una demoledora reflexión:

“Es una mengua para España y para todos sus gobiernos que obra de tanto valor, ejemplar único en el mundo, se guarde encerrada en los armarios de la inapreciable biblioteca del Escorial, «en los obscuros calabozos de un convento,» como dirá tal vez un Duncan Forbes, si continúan las dificultades para sacar copias. Es una vergüenza, repito, que no se haya ocurrido a ningún gobierno el hacerlo publicar por completo ya fuese en facsímile o en fototipia a lo menos. Además de que esto redundaría en gloria de España y del gobierno que lo llevase a cabo, salvaría la eventualidad de que si por un incendio u otro accidente cualquiera se perdiese tan rica joya, se perdiese también hasta su memoria: y a la vez se conservarían miniaturas y textos que tanta utilidad pueden reportar para la historia del arte, lenguaje, literatura, indumentaria y costumbres de la nación española.” Esto escribía Brunet en 1891.

En 1897 el Barón Tassilo von der Lasa publica “Zur geschichte”, en el que se refiere al estudio anterior de Van der Linde sobre el Libro de los Juegos.


1897 “Zur geschichte” Tassio Von der LASA

Y volvemos a encontrar las reflexiones de Brunet, en 1912, tras la publicación del “Primer ensayo de bibliografía española de ajedrez” de José Paluzie y Lucena. Paluzie reproduce la angustia de Brunet por el Libro pero incluye una nota personal a pie de página:

“Hoy día Brunet no diría esto. Los PP. Agustinos que están en el Monasterio del Escorial tienen montado un buen laboratorio fotográfico para facilitar reproducciones de los libros de la biblioteca, copias de cuadros, vistas del edificio, etc. Así nos ha sido posible incluir en el presente Manual el grabado.”

                           

1912 “Primer ensayo de bibliografía española de ajedrez” José Paluzie y Lucena. Biblioteca Nacional de España


Un año más tarde, 1913, H.J.R. Murray, publica “A History of chess”, el libro de referencia, incluso ahora, sobre la historia del ajedrez. Murray reproduce y divide los problemas del Libro de Alfonso X en dos partes: los que provienen de manuscritos musulmanes y los propiamente europeos, compuestos, al parecer, para el Libro. Incluye todas las soluciones, al igual que hace con todos los problemas musulmanes y europeos del resto de manuscritos que estudia.

     

1913 “A History of chess” H.J.R. Murray

Ese mismo año, 1913, se publica en Leipzig una copia del “Libro de los juegos” que incluye todas las láminas del original. John G. White escribe el prólogo de la obra.

Hay que recordar que White es uno de los personajes más importantes de la historia del ajedrez. Basta decir que su colección paso a manos de la Cleveland Public Library, convirtiéndose en una de las mejores bibliotecas de ajedrez del mundo.

         

1913 “The Spanish teatrise on Chess play” Leipzig. Karl W. Hiersemann. Biblioteca virtual del Patrimonio Bibliográfico. Recursos pedagógicos

Comienza White:

“En septiembre de 1857 D. Pascual de Gayangos remitió una copia a D. Frederick Madden, del departamento de manuscritos del Museo Británico, quién pensó servirse de ella para la composición de una obra proyectada sobre la historia del ajedrez, intención frustrada por su fallecimiento.”

La copia llegó a manos de Mr. Remington-Wilson, que la dió a conocer al citado Van der Linde. También señala que “una copia de esta copia está en posesión de Mr. John G. White” y esta es la utilizada por el Barón Heydebrand v.d. Lasa en su obra Zur geschichte”, ya mencionada.

White, experto, no escatima elogios para la obra: “Es la más importante obra acerca del ajedrez compuesta en la edad media, por ser la más hermosa.” “Una particularidad notable del códice consiste en lo que podemos presumir ser una lista completa de todos los juegos de tablas, que por entonces se usaban en España con advertencias sobre las maneras de jugarlos.”

“Finalmente el códice merece aun la atención de los bibliófilos, por ser ejecutado con gusto caligráfico, y adornado de miniaturas muy iluminadas. Los trajes y costumbres, que van representados en estas, nos dan luces notables acerca de la civilización y hasta las supersticiones de la época”. White, como ya advirtió Brunet, da cuenta de la importancia de la obra no solo desde el punto de vista ajedrecístico.

Capítulo aparte merecerán las alusiones a la superstición, “manos de jugadores con posturas contra el mal de ojo”, que serán desmontadas años más tarde por otro de los grandes historiadores del ajedrez D. Ricardo Calvo.


En 1922 Antonio G Solalinde publica “Alfonso X, el Sabio, prólogo y selección de glosarios”, en el que analiza la extensa obra producida por el Rey e incluye un trabajo sobre el Libro de los Juegos.

Solalinde reconoce la importancia del Libro:

“Este libro del ajedrez y de otros juegos de dados y tablas es también traducción y arreglo de textos árabes. En Sevilla y en 1283 se acabó su redacción. Es, sin duda, la obra más importante que de la Edad Media se nos ha conservado sobre tales juegos. Representa en su materia un avance sobre algunos libros orientales y un paso para llegar al moderno ajedrez de problemas”.

Reproduce una parte del texto, sin más notas que el prólogo en parte citado.


1922 “Alfonso X, el Sabio, prólogo y selección de glosarios” Antonio G Solalinde. Biblioteca Nacional de España

Y finalizamos este pequeño recorrido, volviendo a la referencia al Libro de los juegos dentro del volumen III del “Catálogo de Manuscritos Castellanos” publicado en 1929 por el padre Julián Zarco, agustino y auxiliar de la Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial.


1929 “Catálogo de Manuscritos Castellanos” Julián Zarco. Biblioteca Nacional de España

El padre Zarco, realiza una ingente labor de recopilación de las obras existentes en la Biblioteca de El Escorial, entre ellas el Libro de los juegos con la signatura T-I.6

Finaliza el periodo “antiguo” de estudio del libro. Posteriormente otros historiadores retomarán el trabajo y darán pasos muy importantes en la comprensión de la obra en su conjunto como pedía Brunet: “…miniaturas y textos que tanta utilidad pueden reportar para la historia del arte, lenguaje, literatura, indumentaria y costumbres de la nación española.”

Y por supuesto del Ajedrez.

Bibliografía:

  • “Disposiciones de Isabel la Católica sobre el destino de ciertos libros” Elisa Ruiz García
  • “El Patrimonio Gráfico de Isabel la Católica y sus fuentes documentales” Elisa Ruiz García. Signo: revista de historia de la cultura escrita, 2004, n.14, p. 89-138. ISSN 1134-1165
  • “Nuevos datos sobre la Capilla Real de Granada”, Antonio Gallego Burín, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, 57 (1953), pp. 67-116.
  • 1616 “Das Schach oder Konig Spiel” Gustavus Selenus
  • 1781 “Biblioteca española” Tomo I . José Rodríguez de Castro. Biblioteca pública de Burgos
  • 1786 “Biblioteca española” Tomo II. José Rodríguez de Castro. Biblioteca pública de Burgos
  • 1788 “Bibliotheca Hispana Vetus”. Nicolás Antonio Edición revisada por Francisco Pérez Bayer. Tomo II.  Biblioteca Nacional de España
  • 1860 “The History of Chess” Duncan Forbes
  • 1863 “Historia crítica de la Literatura Española” Amador de los Rios Vol III. Biblioteca de Catalunya.
  • 1872 “Los libros del ajedrez, de los dados y de las tablas mandado escribir por el Rey de Castilla Alfonso el Sabio... “ Anónimo. Biblioteca Nacional de España. BNE
  • 1874 Revista “Museo Español de Antigüedades”. Instituto de Investigaciones Getty
  • 1874 “The Alphonsine Manuscript: Chess Problems: with Additional Solutions and Remarks” Charles Alexander Gilberg. Cleveland Public Library.
  • 1874 “Geschichte des Schachpiels” Antonius Van der Linde. Google Books
  • 1881 “Quellenstudien zur Geschichte” Antonius Van der Linde. Google Books
  • 1891 “Investigaciones sobre el origen del ajedrez” Josep Brunet i Bellet.
  • 1897 “Zur geschichte” Tassio Von der Lasa
  • 1912 “Primer ensayo de bibliografía española de ajedrez” José Paluzie y Lucena.
  • 1913 “A History of chess” H.J.R. Murray
  • 1913 “The Spanish teatrise on Chess play” Leipzig: Karl W. Hiersemann, Biblioteca virtual del Patrimonio Bibliográfico. Recursos pedagógicos
  • 1922 “Alfonso X, el Sabio, prólogo y selección de glosarios” Antonio G Solalinde. Biblioteca Nacional de España
  • 1924- 1929 “Catálogo de manuscritos castellanos de la biblioteca de El Escorial, Madrid”, Julián Zarco. ; Tomo III. BNE