El caso del Elefante que se convirtió en Obispo (V)

Ajedrez en la Historia

El Alfil ocupa su lugar en las alegorias ajedrecísticas de la obra de Cessolis y sus diferentes versiones.

El Alfil Moralizante.
La literatura de ajedrez en la Edad Medía, contiene otro grupo de escritos de gran difusión y que se conoce como Ajedrez Moralizante, obras con una explicación alegórica del ajedrez.

Aquí nuestro Alfil sigue en busca de su propia personalidad.
“Los Aufins son prelados que llevan cuernos (pero no como los que tenía Moisés cuando descendió del Sinaí). Se mueven y toman oblicuamente porque casi todos los obispos hacen mal uso de su cargo por avaricia”.
Alphini uero cornuti sunt episcopi non ut Moyses ex colloquio diuino. (Ms Quaedam moralitas de scaccario. La Moral Inocente)

Alfil. Castillo de Maplana. Ripollés

Nota. La alusión a Moises puede encontrarse en el Exodo XXXIV de la Vulgata:
“cumque descenderet Moses de monte Sinai tenebat duas tabulas testimonii et ignorabat quod cornuta esset facies sua ex consortio sermonis Dei”
(“Luego, bajó Moisés del monte Sinaí y, cuando bajó del monte con las dos tablas del Testimonio en su mano, no sabía que la piel de su rostro se había vuelto radiante, por haber hablado con él”.)

Murray asegura que se trata de una corrupción en la traducción del hebreo. Los cuernos aludían a la forma del alfil con dos protuberancias.

La obra más representativa y divulgada de todo este grupo es “Liber de moribus hominum et officiis nobilium” de Jacobus de Cessolis del siglo XIII. Una obra de la que se conservan unas 200 traducciones y reinterpretaciones hasta el siglo XVI. Todo un éxito de la época. Cessolis interpretó libremente el papel del Alfil, atendiendo sobre todo a la colocación inicial de la pieza: flanqueando al Rey y a la Regina, otorgándole la representación de la justicia.

1474 The game and playe of chesse

Así leemos en la edición inglesa de Caxton 1474:
“Los Alfiles son los jueces o asesores privados. Están sentados en una silla y tienen un libro abierto ante sí. Deben aconsejar el rey y, los mandamientos reales, hacer leyes y darlas a conocer.
Hay dos: uno en un espacio negro, y el otro en un espacio blanco. Hay dos tipos de casos legales: el negro, lo concerniente a las causas criminales y el blanco, las que afectan a las posesiones temporales.
Los alfiles o jueces, se disponen, uno a la derecha del Rey detrás del médico o agricultor a los que debe defender y el otro a la izquierda de la Regina, detrás del mercader, necesitado de justicia.
Se desplaza de tres en tres casillas como la triple misión del juez: “justos pleitos deben mantener y derechos consejos dar, y, según las cosas alegradas, las sentencias definir”. El movimiento se hace siempre en diagonal”.

Como se ha señalado la obra se traduce y reinterpreta en muchos países de Europa.
El Tractatus de ludo Scacorum, una versión con bellísimas miniaturas procedentes, posiblemente, del Círculo Bohemio de Praga (finales del XIV), explica perfectamente la función de los Alfiles, señala con quien deben estar acompañados (los peones de Alfil) y su movimiento.


Tractatus de ludo Scacorum. BNE.

“Junto al Rey y la Reina se colocan los Arphili como asesores y jueces. Cuánta sabiduría sea necesaria al Rey se deduce con evidencia de la Sagrada Escritura, la que dice: El Rey sabio es la estabilidad de su pueblo. Un Rey necio, en cambio, perderá a su pueblo, y las ciudades se pueblan por la sensatez de los prudentes.
Delante de uno de los Asesores (Alfiles) se pondrá al Notario, sentado con papel y pluma y los demás utensilios necesarios para escribir. Delante del otro se pondrá al Lanero, que prepara un paño, por los tejedores, y pieles por los peleteros y tendrá ante sí una túnica con los instrumentos de cortar, por los sastres.
Los Alfiles, dejando en medio al que es hallado inocente,, fuera del binario de la caridad , hieren en el tercer lugar al que obra sediciosamente , y esto lo hacen los Consejeros (Alfiles)”.

Se tardó más tiempo en realizar la traducción al castellano de Cessolis, siendo anterior una en catalán.   En 1549, se edita “Dechado de la vida humana, totalmente sacado del juego del ajedrez. Traduzido por el Licenciado Reyna”. Siguiendo la estela del original Reyna nos ilustra con su alegoría sobre los Alfiles.

A pesar de ser esta la traducción que se ha tenido por más antigua, Alexandre Bataller Catalá en su Tesis sobre Cessolis (Les traduccions del Liber de Moribus Hominun et de Officiis Nobilum Super Ludo Scachorum de Jacobus de Cessulis), da cuenta de otras dos traducciones al Castellano:
1470 ”Libro de las costumbres de los onbres y de los ofiçios de los nobles sobre el juego de los escaques ” San Gregorio Libro de las cuarenta homilías.
1445? Ms 269. Hispanic Society. New York.


Obispo-Alfil de la colección de la Isla de Lewis. 1150-1175. British Museum

En el "Dechado de la vida humana" podemos leer:

De las cualidades y oficios de los Alfiles.

“Los Arfiles o juezes / todos y qualquier dellos, tienen tres puntos / todos de trauiesa. Porque no se mueue ni prenden derechamente / saluo como aladeados. Y ello desta manera, significan estos los locos y falsos abogados, los quales tienen quasi tres puntos en mal uso (quieo dezir) que usan mal dellos. Creen tener estas cosas clara noticia de la verdad, buena eloquencia / hermosa familiaridad y rica y abastada familia. De aquestas tres cosas siempre usan mal. Has de notar quando ya están ricos, de que manera alargan, polongan/ y abreuian los pleitos y plazos dellos, por sus blandas y hermosas palabras, y agradables y mañosas razones, fingiendo que quieren yr como descontentos de los juezes, por que no poroueen lo que quieren que se prouea. El canto de los tales semejante es al de las sirenas, las quales con su cantar atraen a peligro a los marineros. De los queles es dicho en un salmo: acecha para arrebatar o robar al pobre para tragarle. Pero no ay necesidad que el diablo los trayga alli, porque ellos corren, y faltando se dan priesa por yr presto con el.

Dechado de la vida humana

Y en la Gesta Romanorum (s. XIV):
“Los Aufins se refieren a los sabios de esta tierra, y las tres casillas de su salto hacia adelante denotan sus tres características, intelecto, razón y fortaleza. Deberían dirigirse hacia arriba a Dios, pero apuntan hacia abajo a través de la elocuencia y la deshonestidad. El movimiento oblicuo de tres cuadrados en dirección hacia atrás significa gula, robo y orgullo”.
“Los Asesores, figurando como jueces en sus asientos, son prelados y predicadores que deben guardar los mandatos del Señor, y desplegar las Escrituras al pueblo”. (De ludo schacorum del Ms Continental de la Gesta Romanorum)

Nuestro Alfil se representa como Obispo, sabio, predicador, pero continúa su periplo en busca de una personalidad definitiva.
En una copia francesa de Cessolis (Guillaume de Saint André Siglo XIV), nos lo encontramos como daufin, lo que dará lugar a otras corrupciones como delfino, delphinus, apropiándose del título de heredero de la corona francesa.
Los vemos como Notarios y Cancilleres (De regimine principum atropologice educto de ludo scachorum); se convierten en Patriarcas y Profetas, representando a la Memoria en la alegoría religiosa Guldin Spil de Meister Ingold (1432); como Confesores (Ms Corpus Christi y en Ch’est li Jus des Esqiés) o con el nombre de aulphin y fabricado de Heliotropo en el Roman de la Rose.

Adquiere forma de Paloma (Alfil de Rey) o de Pelícano (Alfil de Dama) y así lo encontramos en el Ajedrez enamorado, representado al fuego y al deseo, o en la lucha entre lealtad (Alfiles blancos) y falsedad (Alfiles negros) en “Le jeu des esches de la dame, moralicé” (s XIV).

(Continuará)