Carmina Burana. Codex Benediktbeuern

Manuscritos Medievales Ajedrez en la Historia

Carmina Burana. Un canto a la vida y al ajedrez.

Carmina Burana. Codex Benediktbeuern. Carmina Burana. Codex Benediktbeuern


Los conocidos como “Carmina Burana” son una colección de manuscritos de diversos autores del siglo XIII (1230-1250). Fueron descubiertos en 1803 por Johann Christoph von Aretin en la Abadía Benediktbeuern, en el sur de Alemania, lo que no significa que fueran escritos en ella. La mayoría de los textos están escritos en latín, aunque algunos de ellos lo están en alto alemán o francés.

       

Rueda de la Fortuna


 Escena floral

O Fortuna,

velut luna

statu variabilis,

semper crescis

aut decrescis;

vita detestabilis

¡Oh, Fortuna,

como luna

de estado variable:

siempre creces

o decreces!;

la vida execrable

El término “Carmina” significa en latín “poemas o canciones”, conociéndose la región donde se encontró como Bura en latín. De ahí Carmina Burana

Los autores de los poemas fueron los llamados Goliardos, estudiantes y clérigos con una vida “desordenada”. Para que nos hagamos una idea, en España se les llamaba sopistas y algunos historiadores incluyen a nuestro Arcipreste de Hita en esta categoría.

Los textos son un canto satírico al amor carnal, la bebida o el juego, con críticas a la sociedad e incluso a la Iglesia, distantes de los textos religiosos y en evidente contradicción con la oscuridad con la que aparece en ocasiones la Edad Media.


 Juego de las Tablas.

Quidam ludunt, quidam bibunt,

quidam indiscrete vivunt.

Sed in ludo qui morantur.

ex his quidam denudantur.

Unos juegan, otros beben,

otros, de ambos modos viven

más si en juego se han tardado,

se han visto unos desnudados.

Algunos de los Poemas fueron musicalizados con gran éxito por Carl Off en 1937: “Para ello creó la partitura profana más rítmica y pegajosa que pueda imaginarse, pues llega a lo primitivo y salvaje, basada más en el ritmo y en la recitación que en la melodía”. (Tarsicio Herrera Zapién)


 El amor carnal.

El manuscrito se conserva en la Biblioteca Estatal de Baviera (Munich. Alemania) y está totalmente digitalizado para su consulta. Consta de 254 poemas, con 8 miniaturas iluminadas y numerosas Letras Capitales.

            

Entre estos poemas encontramos dos, el 209 y 210, que tratan sobre el juego de ajedrez con dos miniaturas: una del juego de las tablas y otra de ajedrez.

Roch, pedes, regina, senex, eques, insuper et rex.

Conflictus uocat edictus uox martis ad ictus.

Uox sonat inrama: trahe tost, capra, concine, clama

Uictus ab hoste gemat quidum fit schach roch et hie mat.

El Poema 209 enumera las piezas del juego: Roque (la Torre), peón, Regina, senex (anciano para nuestro Alfil), eques para los Caballos y el Rey. Aparece el término schach roch (jaque con el Roque) y el fin de la partida et hie mat.

A lo largo del segundo poema podemos encontrar otros términos relacionados con el ajedrez.

Comienza señalando que el que quiera conocer el Egregium scachorum debe escuchar, para lo que ha compuesto un poema. Relata después la colocación de las piezas en la tabula repitiendo sus nombres y añadiendo en algunos casos algún atributo: Alficus custos (Alfil guardian), o Alficus trivius cornuta fronte timendus. Los peones son peditum o pedes.

Hay que señalar la importancia de este documento, que junto con una docena de Poemas didácticos de comienzos del segundo milenio, son las primeras referencias escritas sobre los comienzos del Ajedrez en Europa.

Los poemas vienen acompañados por dos miniaturas, una de ellas representando el juego de los dados y la otra a dos jugadores de ajedrez.


 Beber y apostar


 Egregium scachorum

En esta última el tablero está volteado 90º (con respecto a nuestra visión actual), a la manera del Libro de Acedrex de Alfonso X (1283), con las piezas negras a la derecha y las rojas a la izquierda de la miniatura, a cuyo jugador un sirviente ofrece una copa. El jugador de las piezas negras sostiene la torre negra, con lo que ha realizado el último movimiento.

La casilla h1 es blanca y por tanto, según nuestra visión, la Alferza negra se encuentra en casilla blanca.

La posición corresponde al movimiento 8 de las piezas negras que son las que han comenzado la partida, estamos en el siglo XII. Las jugadas que se han realizado pueden ser la siguientes, pudiendo estar el orden alterado. Asimismo se realiza el doble movimiento de peón, que ha podido realizarse en dos jugadas.


1.d4 d5 2.e3 e6 3.f3 f6 4.a4 a5 5.b3 b6 6.h4 Aa6 7.h5 h6 8.Th4

Bibliografía:

“Los poderosos Carmina Burana de Carl Orff. Estudio y traducción rítmica castellana”. Tarsicio Herrera Zapién. Universidad Nacional Autónoma de México

Codex Benedictbeuren. Biblioteca Estatal de Baviera. Munich. BSB Clm 4660 

 “A history of chess” H.J.R. Murray Oxford Univerity Press 1913 Google books